Por qué hay que perderle el miedo al feminismo

Por qué hay que perderle el miedo al feminismo

Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, quisimos aprovechar esta fecha para remarcar la importancia de pronunciarte feminista, para recordarnos lo trascendental de abrazar este movimiento sin miedo a ser juzgada o a que te etiqueten como “radical” cuando te afirmas como tal.

Para muchas personas, esta palabra tiene una connotación negativa, pues la asocian a un sentimiento de odio hacia los hombres, cuando el feminismo se trata más bien de valores, de cómo tratas no sólo a las mujeres, sino a todos los seres humanos, y contrario a lo que piensan algunos, los hombres también pueden ser aliados en este movimiento.

A continuación enlistamos algunas acciones que te convierten en feminista; sí, quizá tu mamá, tu hermana, o incluso tu papá… no lo saben, pero son feministas si piensan que…

  • Que las mujeres deben tener los mismos derechos laborales que los hombres.
  • Que las mujeres deben recibir el mismo sueldo que los hombres por realizar el mismo trabajo.
  • No debemos parar de luchar por un mundo libre de violencia de género y feminicidios.
  • Las mujeres deben sentirse seguras y libres al viajar solas.
  • Es urgente que todas las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos, y tengan acceso de manera fácil y segura a los anticonceptivos y a la salud reproductiva.
  • Todxs merecemos derecho al respeto y al trato digno.
  • Que hombres y mujeres pueden expresar sus sentimientos sin ser juzgados por su género.
  • Aún falta mucho por hacer en temas de género, pues todavía existen muchos lugares donde la voz de la mujer no cuenta.
  • Debemos unirnos para luchar por los mismos derechos y oportunidades para todas las mujeres; mujeres de color, trabajadoras, homosexuales, transexuales, heterosexuales e indígenas.
  • Es intolerable la cosificación sexual de la mujer en los medios de comunicación.

Quizá en los últimos años el feminismo se ha convertido en una especie de moda, pero lo que no debe ocurrir es que deje de serlo; aún hay mucho por hacer, y lo más importante es seguir conectando con esa gente que dice no ser feminista, preguntarnos el por qué pasa esto y qué se puede hacer al respecto para abrir conversaciones.

Se trata de soñar y planificar un mundo distinto, hay que empezar a educar a los niños lejos de una masculinidad estrecha, enseñarles que está bien tener miedo y ser vulnerables. Debemos dejar de reforzar en las niñas esa falsa idea que dicta que el matrimonio y la maternidad son lo más importante para la mujer y que ser exitosa significa ser una amenaza para los hombres.

Hoy es un día importante para las mujeres, para recordar que aún hay mucho que construir y para demostrar que sin nosotras el mundo se para.

Si te interesa informarte y saber más de este tema, te recomendamos algunas lecturas feministas ideales para este 8 de marzo:

  1. Mujeres y poder: un manifiesto, Mary Beard
  2. Feminismo para principiantes, Nuria Varela
  3. La política de las mujeres, Amelia Valcárcel
  4. Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie
  5. Confesiones de una mala feminista, Roxane Gay
  6. En breve: las mujeres del siglo XX en el relato de autoras anglófonas,Isabel Carrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top