Happy

8 consejos para ser más agradecida y feliz

La importancia de vivir con gratitud.

Estamos próximos a que sea navidad y termine el año, una época donde la gratitud se manifiesta en todo su esplendor. En esta temporada la gente parece estar más agradecida por todo lo que tiene, y no dejan de expresarlo. Pero, este sentimiento se esfuma una vez que empieza el nuevo año.

En este artículo te contaremos cómo practicar la gratitud no sólo en esta época del año, sino todos días. Te darás cuenta cómo hasta las cosas más ordinarias, pueden hacer maravillas en tu vida.

Rétate a no quejarte por una semana

Algo que hacemos todos los días, sin falta, es quejarnos, por una cosa o por otra. Usualmente lo hacemos de forma frecuente e incluso sin darnos cuenta, pero basta con hacerlo una sola vez para dañar nuestro día.

Lo contrario a la queja, es la gratitud, sólo así podrás concentrarte en lo positivo. Deja de crear un ambiente negativo a tu alrededor, y rétate a no quejarte por una semana, verás cómo las cosas cambiarán para ti, y ojalá termines prolongándolo por más tiempo.

Enfócate en lo bueno

A veces pasan cosas que nos disgustan, entristecen o nos afectan de una mala manera, pero la forma en que reaccionamos a dicha situación, dependerá qué tan rápido nos recuperemos de ella.

Recuerda que aquello por lo que estás pasando es solo temporal, que podrás recuperarte y saldrás más fuerte. En lugar de ver lo malo, busca qué puedes aprender de la situación ¿De qué manera puedes sacar ventaja de lo que está ocurriendo?

Ten un frasco de gratitud

Haz notas donde escribas por qué estás agradecida, y mételas en un frasco. Ábrelo cuando se acabe el año y podrás ver lo bueno que fue y cómo a pesar los momentos malos, tienes tantas cosas por qué estar agradecida. Puedes destaparlo también cuando estés pasando por un mal momento, esto te ayudará a ver la luz en medio de la oscuridad.

Cambia tu perspectiva

Nos hemos mal acostumbrado a estar agradecidas solo cuando algo extraordinario ocurre, tal vez un viaje, un ascenso o una negociación exitosa. Esto hace que no nos enfoquemos en las cosas pequeñas, esos detalles que también tienen gran valor, pero pasamos desapercibidas por querer darle atención a lo que creemos es más significativo.

Cambia tu forma de ver el mundo que te rodea y dale importancia a las cosas que das por hecho: tener salud, estar con tu familia, compartir con tus amigos o tener un techo donde vivir. Disfruta de todo lo que la vida te ofrece.

Desconéctate

Si bien las redes sociales son entretenidas, es difícil apreciar los detalles del día a día cuando la mirada está pegada a una pantalla. Desconéctate y aprecia tu presente, no sabes qué tipo de sorpresa podrías encontrar.

Celebra

Cada vez que algo bueno ocurra, sea grande o pequeño, ¡celébralo! ¿Por qué no hacerlo? No necesariamente debes hacer una fiesta, puede ser un brindis o una cena familiar. Nada como tener un motivo para celebrar y hacerlo con quienes te rodean. Compartir tus logros con la gente que quieres no tiene precio, y son recuerdos que atesorarás siempre.

Sé agradecido con los demás

Intenta que esto sea también un reto, da un agradecimiento genuino a una persona al día. Más aún, si es una relación que no se encuentra en su mejor momento, esto ayudará a darle un giro a esa frustración que ambos llevan por dentro.

Cuando aplicas este punto sacas doble ventaja, ya que das pero al mismo tiempo recibes, ya sea un cumplido, una sonrisa, o el simple hecho de sentirte bien por lo que hiciste.

Agradece en voz alta

Haz un recuento del por qué estás agradecida y dilo en voz alta. Puedes hacerlo en la noche antes de dormir, o en la mañana para comenzar el día con una actitud positiva.

Este artículo fue escrito por Catalina Corredor Gaitányeditado por Patricia Ruvalcaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top